Lo confirmó la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso quien reclamó además que el Parlamento sancione la norma “sin mayores dilaciones”.

alonso2

La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, solicitó hoy que el Congreso sancione “sin mayores dilaciones” las leyes de acceso a la información pública y en casos de corrupción, la que se conoce como la “del arrepentido” y la llamada “de extinción de dominio”, cuyo objetivo es “recuperar el dinero y los bienes que ex funcionarios y su entorno no puedan justificar”.

“El 1 de marzo pediremos al Congreso que sancione en 2016, sin mayores dilaciones, una ley de acceso a la información pública, las leyes del arrepentido para casos de corrupción y de extinción de dominio para recuperar el dinero y los bienes que ex funcionarios y su entorno no puedan justificar, y cuyo origen esté vinculado a la comisión de delitos contra la administración”, dijo Alonso según publica Clarín.

 

2011-10-27 18.02.01

La Corte Suprema de Justicia de la Nación se ha reunido en acuerdo de ministros el día 16 de diciembre del corriente año manifestando la necesidad de la rápida integración el Tribunal.

Que sin perjuicio de ello, dado lo avanzado del año judicial y que restan solamente dos acuerdos de la Corte y el receso durante el mes de enero, aparece como prudente realizar las incorporaciones en un momento de plena actividad judicial.

En el Boletín Oficial de hoy se publica el decreto 83/2015 firmado por el presidente Mauricio Macri en el que designa a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrant como nuevos jueces de la Corte Suprema de Justicia en comisión, hasta tanto sean aprobados por el Senado.

Rosatti y Rosenkrant son dos constitucionalistas de larga trayectoria que, ahora, podrán permanecer en el Máximo Tribunal durante un año, hasta el 30 de noviembre próximo. Macri los designó para cubrir las vacantes de Raúl Zaffaroni y Carlos Fayt.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación emitió un comunicado luego de que trascendiera que Lorenzetti le había comunicado a Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda que sentía “cansancio moral” por los contínuos ataques del gobierno y que estaba dispuesto a renunciar a la Presidencia del Máximo Tribunal.