Se aplicó por primera vez en el Imperio Romano y el resultado fue desastroso.

Anuncios